Nuestra experiencia como clínica podológica en Bilbao, nos ha demostrado que unos de los problemas más comunes en los pies es el conocido como pie de atleta, una infección provocada por hongos que se manifiesta en los pies. 

Esta enfermedad contagiosa se denomina como pie de atleta porque normalmente se adquiere en espacios públicos como vestuarios o piscinas, ya que este hongo ataca en ambientes cálidos y húmedos. La utilización habitual de zapatos cerrados y calcetines también es una causa común que desarrolla la infección, sobre todo si no se realiza un correcto secado de los pies.  Los síntomas que nos harán darnos cuenta de que hemos contraído el pie de atleta es la aparición de piel seca y escamas, picor, enrojecimiento o mal olor.

Tratar esta infección no es complicado, y al ser tan común, existen multitud de medicamentos que nos ayudarán a recuperar el buen estado de nuestro pie en poco tiempo. Los polvos o cremas antimicóticos son buenos aliados para parar la infección. Una vez que desaparece el hongo se recomienda que se mantenga su uso durante al menos una o dos semanas más. Si los problemas permanecen es aconsejable acudir a una clínica podológica en Bilbao para recibir un tratamiento personalizado al estado de nuestro pies.

Las maneras de prevenir esta molesta infección son sencillas. Es fundamental mantener los pies secos, sobre todo en los espacios que quedan entre los dedos, cambiar las medias o calcetines regularmente y utilizar calzado cómodo y con una ventilación adecuada. Es imprescindible proteger tus pies en lugares públicos, utilizando chanclas o zapatos para el agua cuando te encuentres en piscinas, duchas o vestuarios de uso compartido.

En Areilza Clínica Podológica somos expertos en el cuidado de los pies. Esta parte del cuerpo aguanta el peso de todo lo demás, así que no dudes en ponerte en contacto con nosotros para darle a tus pies el trato que se merecen.