Un dato estadístico que hemos de tener en cuenta es que alrededor del 80% de todos cuantos acuden a cualquier clínica podológica en Bilbao pertenecen al sexo femenino. De este simple dato podemos sacar la conclusión que el uso más o menos habitual de los zapatos de tacón es el causante de esta desproporción tan acusada. Hay muchos problemas podológicos que se derivan directamente del uso continuado de este tipo de calzado: problemas tendinosos, callosidades extremas, deformaciones de los dedos y otros muchos problemas…

Problemas, que además, no se limitan únicamente a los pies. Los tobillos, las uñas, las rodillas, las caderas y la columna vertebral, obligadas a adoptar posturas forzadas y antinaturales pueden sufrir también diferentes problemas causados todos por los zapatos con un tacón excesivamente alto. Centrándonos exclusivamente en los pies, podemos decir que los dedos en garra, un encorvamiento exagerado y doloroso de la tercera falange puede derivar en una dislocación de esa articulación o una presión excesiva sobre algún nervio. Como poco, el roce de ese dedo torcido con el zapato es la causa de la aparición de callosidades que no  desaparecerán hasta que no modifiquemos el hábito del calzado.

Uno de los problemas que con más frecuencia observamos en nuestra clínica podológica en Bilbao es la atrofia parcial del tendón de Aquiles.  El uso cotidiano de zapatos con un tacón pronunciado, reduce la tensión de este tendón de modo que cuando se intenta caminar sin tacones, el tendón ha perdido parte de su flexibilidad provocando un dolor muy agudo.

Ven a hacerte una revisión de pies en nuestra Areilza Clínica Podológica y déjate asesorar por nuestros podólogos. ¡La salud de tus pies es muy importante!